Crea ingeniero mexicano bioplastico a partir de la semilla de aguacate

Crea ingeniero mexicano bioplastico a partir de la semilla de aguacate

Crea ingeniero mexicano bioplástico a partir de la semilla de aguacate

 

Ingeniero químico originario de Guadalajara, Scott Munguía, obtuvo con la ayuda del Tec de Monterrey y varios centros de investigación, un biopolímero de la semilla del aguacate, es decir, una resina termoplástica que tiene diversas aplicaciones y ha dado pie a la creación de una creciente empresa.

Cabe destacar que los productos generados con este compuesto se desintegran en 240 días, a diferencia de los fabricados con poliestireno que tardan hasta 10 mil años.

“Cuando tenía 21 años encontré que más del 80 por ciento del bioplástico en el mundo se realiza con maíz o papa, y existe un debate interesante de cómo el hombre fabrica bioplástico con fuentes de alimento, fue así como surge mi idea de generarlo, utilizando otra materia prima que no fuera el maíz”, refiere Munguía.

“A partir de una feria de ciencias escuché a un exponente hablar de las semillas del aguacate, y sus comentarios fueron que en México se desperdician 30 mil 700 toneladas mensuales del fruto, me pareció una cantidad impresionante de residuo y pensé tengo que hacer algo con esa semilla, entonces empecé a interesarme en sus propiedades”, agrega.

A través de un proceso patentado, la semilla de aguacate sufre una modificación química con la ayuda de un agente plastificante, así se convierte en un termoplástico y dependiendo del uso que se le quiera dar se puede mezclar con otros elementos, para así generar la resina termoplástica.

El siguiente paso para Scott Munguía fue crear en noviembre del 2011 Bioplásticos y Polímeros BIOFASE S.A.P.I. de C.V. que obtiene sin costo de las empresas que industrializan el aguacate su desecho principal como materia prima; ha sido galardonada con reconocimientos nacionales e internacionales.

Esta empresa joven cuenta con tres unidades de negocio: una de ellas es la resina termoplástica, que son bolitas hechas a partir de fuentes renovables para la manufactura de productos de plástico cien por ciento biodegradable y compostable, para empresas que quieran hacer bioplástico.

La segunda genera productos finales de plástico, como cubiertos, bolsas, empaques hechos con tecnología propia. La tercera unidad de negocio es proyectos especializados para hacer cualquier producto biodegradable, desde tapas para recipientes de café, charolas, artículos publicitarios, en pocas palabras, cubre la necesidad del cliente en forma, diseño, molde, etc. mediante la fabricación de resina especializada a sus necesidades.

El joven empresario señala que actualmente la empresa cuenta con 14 integrantes. “Sabemos que tenemos un potencial muy grande y expectativas altas; vamos a abrir una sucursal en Morelia, Michoacán, porque a nivel nacional es el estado con mayor producción de aguacate”.

Esta sucursal va a tener una capacidad de trabajar con media tonelada de semilla de aguacate por hora, con la visión de hacer de esta planta de bioplástico, la más grande de México y posiblemente de Latinoamérica.

BIOFASE busca generar un cambio en México para la aceptación de productos de esta naturaleza, con el firme propósito de incentivar el cuidado del medio ambiente, la responsabilidad social y la creación de propuestas de valor.

Irma Hernández Trejo, es encargada de Comunicación Social del CITNOVA

Para mayor información consulta www.biofase.com.mx o escriban al correo info@biofase.com.mx.

Regresar a la portada