Apuesta investigadora sus patentes para encauzar a jóvenes científicos a la innovación

Apuesta investigadora sus patentes para encauzar a jóvenes científicos a la innovación

Apuesta investigadora sus patentes para encauzar a jóvenes científicos a la innovación


La maestra Sandra Casillas Bolaños es una innovadora. Ha logrado registrar 20 patentes como investigadora del Instituto Tecnológico de la Laguna (ITL) y coordinadora de la Expo Ciencias Coahuila, Durango Norte.

Para la científica es importante patentar porque de esta forma se asegura el conocimiento que después puede convertirse en productos o empresas.

“En México no se tiene una buena difusión de los avances de una investigación. En la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), en Suiza a diario se publican datos de avances tecnológicos. Aquí nos acercamos con alguien y creen que nos vamos a piratear algo”, indica.

Sandra Casillas dice –por ejemplo- que el mayor apoyo que se recibe en Coahuila proviene de empresas privadas que le solicitan  desarrollos y proporcionan los insumos necesarios. “El gobierno debe reconocer que se necesitan ingenieros y que el recurso que se asigna a ciencia y tecnología se tiene que enfocar a generar proyectos de innovación”.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), México ocupa el lugar número 14 de 148 en cuanto al número de solicitudes de patentes a nivel mundial.

Entre los proyectos que la investigadora ha patentado se encuentra una celda fotovoltaica, una tinta superconductora de calor, la creación de un concreto celular a base de residuos de marmolina y filtros para arsénico.

Mientras que la Expo Ciencias Coahuila apoya proyectos de innovación desde hace tres años. La idea surgió cuando la maestra en ingeniería de los materiales asistió al evento en el World Trade Center de la Ciudad de México.

“Ahí me di cuenta que mis niños necesitaban conocer ese concurso. Al siguiente año platique con el director del Tecnológico de la Laguna y realizamos los trámites necesarios para volver al instituto sede”. Aunque no se cuenta con los recursos suficientes la satisfacción de ver a los jóvenes que les  cambia la visión tecnológica y social, cuando compiten en eventos internacionales es lo que la motiva a seguir adelante.

Desde la creación del evento, los jóvenes del estado de Coahuila han representado a México en Londres, Chile, Colombia, Turquía, Bélgica, España, entre otros y han sido acreedores de becas de licenciatura y posgrado.

“Trato de brindar una enseñanza integral, que los estudiantes hagan la investigación y generen la patente. Hace poco recibimos financiamiento del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FonCyT) para patentar cuatro proyectos pero aún faltan recursos para pagar 13 que están en solicitud”.

Una patente genera tres científicos

El año pasado un grupo de estudiantes asesorados por la maestra Sandra Casillas ganaron el concurso Google Science Fair con su proyecto de aditivo fotovoltaico para pintura y barniz, y además obtuvieron el derecho de asistir al campamento científico y tecnológico realizado en Londres LIYSF, por ser el primer lugar de ingeniería en Expo Ciencias Nacional.

Sin embargo,  los recursos no eran suficientes y la investigadora decidió vender su patente de celda fotovoltaica flexible que genera tres veces más energía que una creada con silicio. Es la primera patente cien por ciento mexicana que otorgó el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI).

“No me pesa haberla vendido, porque yo sé que generé tres científicos que van a dar muchos proyectos. Si yo pude crear 20 patentes, ellos van hacer muchas más”, dice la investigadora.

Este aditivo fotovoltaico que se agrega a la impresora y al estampar una lona que se coloca en un espectacular puede captar la energía solar y almacenarla en una batería, recurso que sirve para iluminar el anuncio por las noches.

“Lo que yo hago es formar campeones. Este verano vamos a Portugal con un sensor de polímero que identifica cuándo se rebasan los límites de alcohol permitido y evita que encienda el auto. Esta última patente la desarrolle con mis hijas”, finaliza la investigadora.

Elizabeth Meza Rodríguez.

Regresar a la portada

Deja un comentario