Priva déficit significativo en disponibilidad de ingenieros calificados

Priva déficit significativo en disponibilidad de ingenieros calificados

Priva déficit significativo en disponibilidad de ingenieros calificados


Noticia1_01Nuestro país está entre los diez primeros países con más estudiantes de ingeniería egresados al año, en una lista que encabezan Corea del Sur, Taiwán y Japón. De acuerdo a la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, en el ciclo escolar 2013-2014 la matrícula total de estudiantes fue de 944 mil 196, siendo 671 mil 448 hombres, y mujeres 272 mil 486, en tanto que la totalidad de titulados en el mismo lapso fue de 108 mil 259, de los cuales 57 mil 870 son hombres y 24 mil 990 mujeres.
La ingeniería industrial ocupa el primer lugar de titulados con 10 mil 980, en tanto que el Instituto Politécnico Nacional (IPN) tiene la mayor matrícula en las carreras de ingeniería con 58 mil 639 estudiantes, lo que representa el seis por ciento del total.
El Distrito Federal fue la entidad con mayor concentración de alumnos en las carreras de ingeniería, con 132 mil 43 alumnos, de los cuales el 73 por ciento son hombres y el 27 por ciento mujeres. En los Estados, ha aumentado en un promedio de 33 por ciento la matrícula de alumnos de ingeniería en los últimos cuatro ciclos escolares.
No obstante, el presidente de la Academia Mexicana de Ingeniería (AIM), doctor Sergio Alcocer Martínez de Castro, considera que para hacer frente a los problemas del país y ser más competitivos es necesario que tanto graduados como estudiantes cuenten con una mejor formación y mayor especialización.
“En México existe un déficit significativo en la disponibilidad de ingenieros mexicanos calificados”, dejó en claro durante la inauguración del Primer Encuentro de Jóvenes en la Ingeniería; asimismo, enfatizó que se necesita urgentemente definir cómo se quiere que sea la ingeniería mexicana de este siglo.
“Entonces, para renovar nuestra ingeniería resulta urgente trazarnos un plan de trabajo, una hoja de ruta que guíe nuestra práctica. Para ello se debe establecer una cultura de la innovación en la formación de nuevos ingenieros; un primer paso se ha dado en el sector energético, pero quedan los otros por atender”, puntualizó el presidente de la AIM.
Añadió que las empresas de ingeniería requieren realizar cambios para competir en el ámbito internacional, pues sólo las mejor preparadas tendrán mayores probabilidades de éxito. Asimismo, es necesario establecer las condiciones para una vinculación efectiva entre academia, iniciativa privada y sector público, que facilite la participación conjunta en el diseño y ejecución de los proyectos, en la formación de talento, así como en la innovación tecnológica.
De igual manera se requiere mejorar el Producto Interno Bruto per cápita del nuestro país, la calidad del empleo y el desarrollo económico y social de las personas. Añadió que sólo aumentando la producción de bienes altos en tecnología en una región mejorará la productividad y la calidad del empleo.
“México requiere de una ingeniería comprometida con el país y donde los estudiantes tengan una formación integral, apoyada en el uso de las nuevas tecnologías”, insistió el doctor Sergio Alcocer.
Como parte del mensaje dirigido a los asistentes al evento, llevado a cabo en la Ciudad de México, 19 y 20 de octubre, señaló también que los ingenieros mexicanos han sabido enfrentar y resolver los enormes retos que el país le ha demandado, y han sido actores del crecimiento económico y de la generación de empleo y bienestar social.
Sin embargo, “hoy en día, la percepción social sobre la deficiente calidad técnica e integridad de la ingeniería mexicana se ha exacerbado, en parte derivado de los proyectos mal definidos y planeados. Esta mala percepción ha afectado el ánimo y la ambición de nuestros ingenieros, lo que ha dejado un gremio paralizado, con falta de confianza en sí mismo y quizá sin rumbo”, incidió el doctor Sergio Alcocer.
Es por ello y con objeto de recuperar la relevancia y protagonismo de la ingeniería, la AIM decidió aportar posicionamientos y propuestas de política pública sobre ocho grandes retos de la ingeniería mexicana, siendo estos:
Alimentación y desarrollo rural, donde el ingeniero debe aportar su conocimiento en la seguridad alimentaria del país; Competitividad e innovación; Educación en la investigación en ingeniería; Energía y la sustentabilidad, principalmente porque la Academia de Ingeniería de México funge como el Secretario Técnico del Observatorio de Talento del Programa Estratégico de Formación de Recursos Humanos del Sector Energético, a solicitud de la Secretaría de Energía.
Otros retos de la ingeniería mexicana son Infraestructura, transporte y ciudades; Manufactura y servicios; Recursos naturales y cambio climático, donde la Ley del Agua requiere revisión y actualización; la salud, donde se requiere la intervención de los ingenieros en los procesos más sofisticados de solución de las enfermedades del país.
El doctor Alcocer Martínez de Castro hizo hincapié en la necesidad de diseñar y operar un programa de comunicación social para revertir la injusta imagen en la población sobre la calidad, la capacidad y la ética de la ingeniería mexicana.
“Requerimos profesionistas, si queremos tener un valor agregado alto, con conocimientos y competencias de especialización, que permitan trabajar y conocer de infraestructura tecnológica, igualmente especializada y sobre todo que tengan una actitud de mayor riesgo, que se atrevan a hacer cambios, sabiendo que ellos pueden fallar o conducir al fracaso. Debemos aprovechar la creatividad y el entusiasmo, así como el compromiso, para desarrollar iniciativas que sean más emprendedoras”, instó el doctor Sergio Alcocer.

Regresar a la portada

Deja un comentario