Crean primera impresora 3D comercial completamente mexicana

Crean primera impresora 3D comercial completamente mexicana

Crean primera impresora 3D comercial completamente mexicana


Noticia1_01Colibrí 3D es una empresa nacional que ha diseñado la primera impresora completamente mexicana y que puede ser empleada por cualquier tipo de público, incluso puede usarse en casa y crear artículos como tazas, botones o accesorios.
“Hemos impreso hormas de calzado, piezas de joyería, muebles, maquetas, souvenirs; por ejemplo, se puede escanear los rostros de la familia y convertirlos en moldes de repostería. Lo han ocupado universidades, hoteles y arquitectos para crear infinidad de artículos”, comentó Erika Santos, directora de marketing de Colibrí 3D.
El producto fue creado por Ricardo Madrigal, Juan Pablo González y Francisco Martin del Campo, ingenieros del Centro de Desarrollo de Colibrí 3D de InterLatin, una empresa de tecnología en Guadalajara con más de 15 años en el mercado que apuesta a que el 80 por ciento de sus ingresos sean de productos propios.
La impresora funciona con tecnología de filamento fundido, construye capas en forma de panal de abeja que pueden ser sólidas o huecas, de acuerdo a las necesidades. El software, también creado por los empresarios, es fácil de manipular, el usuario define sus diseños o selecciona los existentes en la página web, refirió Erika Santos.
La empresa cuenta con dos equipos: Colibrí Pro que tiene un área de impresión del tamaño de una caja de zapatos y ya está a la venta con un costo de 30 mil pesos.
La segunda, Colibrí Home se espera salga al mercado a finales de este año con un precio se seis mil pesos y el tamaño de 10x10x10. La tecnología está dirigida para usarse en el hogar, aclaró Erika Santos.
Colibrí Pro salió a venta el año paso y a la fecha cuenta con 400 impresoras colocadas en el mercado. El primer día se vendieron 200 equipos. “Con estas impresoras se puede hacer una infinidad de cosas, pero se necesita decirle a la gente que productos pueden crear”.
Actualmente, la empresa desarrolla una aplicación para el teléfono celular, que saldrá al mercado junto con la Colibrí Home. “Desde el celular se va a poder elegir piezas prediseñada y mandar a imprimir”.
Erika Santos señaló que el producto lo han comparado con impresoras que mantienen costos elevados; sin embargo, la calidad de Colibrí es superior. Platica que la compañía trabaja en colaboración con una cadena de hoteles, quienes imprimen pequeñas piezas que faltan dentro de la habitación y que el proveedor no les brinda.
Además, la empresa originaria de Guadalajara busca desarrollar habilidades de diseño 3D con Colibrí Educación, un área que realiza cursos de diseño e impresión para niños.
Elizabeth Meza Rodríguez.

Regresar a la portada

Deja un comentario