Concepción Mendizábal, la primera ingeniera civil mexicana se graduó hace 82 años

Concepción Mendizábal, la primera ingeniera civil mexicana se graduó hace 82 años

Concepción Mendizábal, la primera ingeniera civil mexicana se graduó hace 82 años


noticia4_01Hoy en día las mujeres representan el 17 por ciento de la matrícula académica en ingeniería en el país con un crecimiento sostenido en los últimos 25 años, según datos de la Academia de Ingeniería contenidos en el estudio Estado del Arte y Prospectiva de la ingeniería en México y el mundo.
En 2012, en la Facultad de Ingeniería de la UNAM se titularon 948 estudiantes de los cuales 210 fueron mujeres, siendo las carreras de ingeniería en computación (29) e industrial (22) las que más ingenieras licenciaron.
Actualmente, las mujeres representan un tercio de la matrícula actual de estudiantes de dicha Facultad, y una de cada tres termina la carrera en el tiempo establecido y una de cada dos lo hace con un desempeño formidable.
Sin embargo, el camino de las mujeres en la ingeniería no ha sido fácil, desde que se fundó el antecedente de la Facultad de Ingeniería en en 1792 y hasta 1909 no existen registros de ninguna mujer que haya cursado estudios en ingeniería. La primera que aparece es Dolores Rubio Ávila en la carrera de ensayadora, y a quien el 26 de junio de 1912 se le asignó el cargo de preparadora del Gabinete de Mineralogía, Geología y Paleontología convirtiéndose en la primera mujer que ocupó un cargo académico en la Escuela Nacional de Ingeniería (ENI), hace casi cien años. Desgraciadamente, no obtuvo el título. Para 1921 ya se tiene el registro de tres estudiantes. Sin embargo, la primera mujer que se tituló como ingeniera en nuestro país lo hizo nueve años más tarde.
El 11 de febrero de 1930, Concepción Mendizábal obtuvo el título de ingeniera civil, al sustentar el examen profesional con la tesis: Proyecto de una torre elevada de concreto armado para 300 m3 de agua, de 20 metros de alto con un mirador en la parte superior; desarrollando los principales detalles de la construcción.
Fue hija de Joaquín Mendizábal y Tamborrel (1852-1926), egresado también de la Escuela Nacional de Ingeniería quien obtuvo primero el título de ingeniero topógrafo e hidromensor el 24 de septiembre de 1874 y el de ingeniero geógrafo en 1883; su destacada labor lo llevó a ocupar entre otros cargos el de segundo astrónomo en el Observatorio Nacional de Tacubaya y en 1891 segundo ingeniero en jefe de la Comisión de Límites con Guatemala.
Como era tradición en los primeros años del siglo XX se acostumbraba que los hijos siguieran los pasos del progenitor estudiando la misma profesión. Normalmente eran los hijos varones los que emulaban los pasos del padre; sin embargo, cuando las mujeres comenzaron a prepararse y estudiar también imitaron a sus progenitores, tal es el caso de la familia Mendizábal, y Concepción se hizo ingeniera. Años después, en 1943, Ángela Alessio Robles seguiría los pasos de su padre el ingeniero Vitto Alessio Robles.
Concepción Mendizábal fue una brillante alumna, su capacidad e inteligencia para abordar los difíciles cursos de Ingeniería Civil, queda demostrada por el hecho de haberlo concluido sin fracaso alguno. Primeramente se inició en la carrera Ingeniero Topógrafo la cual terminó sin dificultad, más antes de preparar el examen profesional se inscribió en los cursos de Ingeniería Civil para obtener el título respectivo, que como es bien sabido era uno de los más ambicionados en la Escuela Nacional de Ingeniería.
Su paso por la ENI no fue fácil a tal grado que al cursar el tercer año tuvo que lidiar primero con la penosa y larga enfermedad de su padre y luego con su muerte. La Revista Ingeniería consignó este hecho: “La muerte del señor Mendizábal y Tamborrel ocurrió casi a fines del año escolar, y no obstante la rudeza de un golpe de esta magnitud, sobre todo para la constitución delicada de una mujer, después de la dolorosa ausencia de unos cuantos días de duelo, volvió la señorita Mendizábal a reanudar sus labores. Y ni el año ya tan avanzado, ni su pena tan intensa, ni las muchas dificultades que tenía que vencer para salir avante la hicieron flaquear lo más mínimo. Dicen que el dolor es un acicate que nos impele al triunfo y así debió ser para la señorita Mendizábal, pues ese año no sólo completó su curso regular de tercer año, sino que se examinó en varias materias del cuarto año habiendo pasado en total 10 asignaturas, algunas de ellas bastante pesadas”.
El 11 de febrero de 1930 fue examinada por un jurado compuesto por brillantes profesores e ingenieros: Claudio Castro (presidente), Alberto Barocio (secretario) y Salvador Medina, Ángel Peimbert y Eugenio Kleimberg.
La Revista de Ingeniería publicó sobre este examen lo siguiente: “Bien sabido es que en nuestro medio la intervención de la mujer en aquellos campos profesionales que parecen ser exclusivamente del dominio del hombre es una labor ardua y desesperante para ella; sin embargo, en nuestras facultades se han graduado algunas mujeres y no es una novedad el saber que existen doctores o abogados mujeres. Más la carrera de Ingeniero había quedado fuera de las aspiraciones de los anhelos femeniles. Lo rígido de las materias que constituyen su enseñanza, lo inapropiado para la mujer de abordar muchos de los trabajos que constituyen la actividad del ingeniero, etcétera; sin duda que hacen en gran parte inaccesible para la mujer esta difícil y noble profesión; por esto resalta la actitud, constancia y decidida voluntad de la Srta. Mendizábal en iniciar, continuar y lograr con éxito su carrera”.
Cabe mencionar que para poder titularse, Concepción de Mendizábal además tuvo que entregar una Memoria de las Prácticas que realizó como estudiante de la Escuela Nacional de Ingeniería. Antes de la reforma académica que se dio en la Universidad al conseguir su autonomía (1929), era requisito para la titulación entregar dichas memorias a la par del trabajo de tesis. En su caso particular hizo prácticas de materiales que realizó en el Laboratorio de Ensayes de Materiales de la Escuela y en el de la Comisión Nacional de Caminos. Estas Memorias se guardan en nuestro Acervo Histórico del Palacio de Minería.
Joaquín de Mendizábal fue uno de los fundadores de la Sociedad Científica Antonio Alzate. la más importante de aquellos años y Concepción, al igual que su padre, tuvo una destacada labor como Protosecretaria; en 1934 fue coautora del índice general por autores y materias de los tomos 1 al 52 (1887-1931) de las Memorias y Revista de la Sociedad Científica Antonio Alzate junto con Rafael Aguilar y Santillán, socio fundador y secretario perpetuo de la sociedad.
Tendrían que pasar casi ocho años para que se recibiera otra mujer: Laura Cuevas Bulnes lo hace como ingeniera civil el 31 de enero de 1938 y un año después María del Carmen Grimaldo y Cantero en la misma carrera. De 1930 a 1954 se reciben doce mujeres y todas lo hacen como ingenieras civiles hasta que en 1956 Enriqueta García Amaro se titula como Ingeniera Topógrafa, pese a que era estudiante de la ENI desde 1948. Dos años más tarde, el 7 de octubre de 1950, se titula Josefa Cuevas de Sansores, la primera Ingeniera Geóloga.

Primeras ingenieras graduadas en la Escuela Nacional de Ingeniería (1930-1969)
1.- Concepción Mendizábal (Ingeniería Civil, 11 de febrero de 1930)
2.- Laura Cuevas Bulnes (Ingeniería Civil, 31 de enero de 1938)
3.- María del Carmen Grimaldo y Cantero (Ingeniería Civil, 1 de julio de 1939)
4.- Ángela Alessio Robles (Ingeniería Civil, 7 de diciembre de 1943)
5.- Elia Mendieta Márquez (Ingeniería Civil, 1944)
6.- Angelina Pérez López de Hinojosa Franco (Ingeniería Civil, 1944)
7.- Ana María Cavero del Valle (Ingeniería Civil, 1946)
8.- Amalia Cavero Villanueva (Ingeniería Civil, 1946)
9.- María Elena Barraza Gutiérrez (Ingeniería Civil, 1947)
10.- Graciela López Núñez de Castellano (Ingeniería Civil, 1947)
11.- Leda Speziale San Vicente (Ingeniería Civil, 1954)
12.- California Odha Zertuche Díaz (Ingeniería Civil, 1954)
13.- Enriqueta García Amaro (Ingeniería Topográfica, 1956; era estudiante de la ENI en 1948)
14.- María Luisa Silva Puga (Ingeniería Civil, 1969; era estudiante de la ENI en 1948)
15.- Josefa Cuevas de Sansores (Ingeniería Geológica, 7 de octubre de 1950)
Fuente: Coordinación de Comunicación, Facultad de Ingeniería, UNAM.

Regresar a la portada

Deja un comentario